Debería poder regresar a su hogar a las pocas horas de su cirugía para comenzar el proceso de curación. Nuestro médico le receta medicamentos para el dolor que puede obtener antes de la cirugía y recomienda medidas para aliviar el dolor de los senos. Descansar mucho y usar un sostén de soporte quirúrgico según las indicaciones ayuda a aliviar parte de la hinchazón y los moretones que son efectos secundarios comunes de la reducción de senos. Es típico que las pacientes con reducción de senos pierdan una o dos semanas de trabajo y eviten el ejercicio extenuante durante varias semanas. Hable con el médico acerca de su propio tiempo de recuperación previsto antes de regresar al trabajo y reanudar el ejercicio u otras actividades extenuantes.

 

 

Las técnicas para la reducción de senos varían, pero el procedimiento más común consiste en una incisión en forma de ancla que rodea la areola, se extiende hacia abajo y sigue la curva natural del pliegue debajo del seno. El cirujano elimina el exceso de tejido glandular, grasa y piel, y mueve el pezón y la areola a su nueva posición. Luego, él o ella lleva la piel de ambos lados del seno hacia abajo y alrededor de la areola, formando el nuevo contorno del seno. La liposucción se puede usar para eliminar el exceso de grasa del área de la axila.